Blogia
PIERO

MIEDO

MIEDO

 

  La revista literaria trimestral Narrativas ha incluido en el número 14, Julio-Septiembre 2009, el relato Miedo. Narrativas es una revista digital que se define como modesta. Los que se acerquen a ella podrán comprobar que también casan con calidad. En el actual número, en la página 100, Miedo; en el resto del ejemplar, la calidad.

http://www.revistanarrativas.com

Y este es el sumario del número 14:

● Ensayo

“Lo anterior” de Cristina Rivera Garza: novela como inquisición ficcionalizada, por Carmen Dolores Carrillo Juárez
Revisiones a las narraciones históricas mexicanas en “Duerme” (1994) e “Isabel” (2000) de Carmen Boullosa, por Rosana Blanco-Cano
La destrucción del idilio en la novela “El padre de Blancanieves” de Belén Gopegui: tiempo y espacio en el idilio moderno, por Nerea Marco Reus
Los errores históricos de “Ivanhoe”, por Enrique García Díaz
Simbología animal en “La Celestina”, por Adrián Flor Martínez

 

Relatos

Adrianes y tristezas, por Ana Pérez Cañamares
Batir de alas, por Rosa Lozano Durán
El crimen, por Rosa Silverio
Dos Microrrelatos, por Adolfo Marchena/Luis Amézaga
El octavo día, por Jennifer Díaz Ruiz
Sombras chinas, por Horacio Lobos Luna
Malo, por Paul Medrano
Los días de ayer, por María Aixa Sanz
Film, por Luis Emel Topogenario
Menos los martes, por Arnoldo Rosas
Aurora de fuego, por Carlos Montuenga
Presentimiento, por Julio Blanco García
Tres cuentos donde aparece Dios, por Ricardo Bernal
Los libros y la noche, por Gabriel Urbina
Un fusil en la hojarasca, por Óscar Bribián
¡A escena, actores!, por Rolando Revagliatti
Crisis de fe, por Marc R. Soto
El éxodo final, por Sara Martínez
Estados opresivos, por Emilio Jio Gil
La pequeña, por Laura López Alfranca
Las casas se nos abrieron, por Carlos Santi
Miedo, por Pedro Bosqued
El puntal de la vida, por José María Morales
Dios es un trompetista negro, por José Antonio Lozano
Macedonia de frutas, por Marina Cano
En busca de la luz, por Blanca del Cerro
El asesino, por Pepe Pereza
La extraña, por Sergio Borao Llop
Constelaciones, por Ramiro Sanchiz
Correspondencia nicaragüense (II), por Berenice Noir
El desquite, por John Cuéllar
Monólogo de un mitómano, por Manuel Fons
Romance de dos vidas en puntos suspensivos, por Héctor Sánchez Minguillán
Amazonia, por Camilo Pequeño Silva
  

● Narradores

Miguel Mena

  

● Reseñas

“Anónimos” de Miguel Sanfeliu, por Rodolfo Notivol
“Stradivarius Rex” de Román Piña, por Carlos Manzano
“Los depravados príncipes de la vieja corte” de Mateiu E. Caragiale, por Pablo Lorente Muñoz
“Haz de luz” de Adriana Serlik, por Antonia de J. Corrales
“Balada de la guerra hermosa” de Eugenio Suárez-Galbán Guerra, por Gilmar Simoes
“Mirar al agua” de Javier Sáez de Ibarra, por Pablo Lorente Muñoz
“En días idénticos a nubes” de Ana Pérez Cañamares, por Carlos Manzano
“Mapa mudo” de Hilario J. Rodríguez, por Miguel Sanfeliu
“Papeles dispersos” de Carlos Castán, por Luis Borrás
“Yo, lo superfluo y el error” de Jorge Wagensberg, por Pablo Lorente Muñoz
“Aeropuerto de Funchal” de Ignacio Martínez de Pisón, por Luis Borrás
“Cómo hablar de los libros que no se han leído” de Pierre Bayard, por Pablo Lorente Muñoz
   

Novedades editoriales

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Tocayo -

Precioso relato, Piero, como todos los tuyos. Sucinto y condensado en pocas palabras para decir mucho. El otro día, visitando Auschwitz, a pesar de lo extremadamente duro que supone ver todo aquello, los guías decían que había algo que hoy no se podía reproducir: el olor, ese olor que perseguiría a todos los que sobrevivieron durante el resto de su vida.

mirada -

Me ha encantado leerte en Narrativas, es un revista muy interesante, me parece acertado.
Me alegro mucho.
Me siento feliz de ver tus pasos. Enhorabuena, es un texto excelente.
Un abrazo enorme.

Edu -

El miedo tiene olores, texturas, espesores demasiado potentes, a veces. Se adorna del color viscoso e imposible de la pesadilla. Es una fatal pintura. Su hediondez insoportable paraliza. Su odiosa compañía mata. Es nuestro peor amigo, el que te hiere de veras. Desdibujar su faz, desterrarlo para siempre al ámbito del olvido para que no importune jamás el misterio enclenque de nuestros días y poder, así, vivir en paz, es un empeño vital. VIVA LA VIDA.

Mónica -

Enhorabuena por la publicación del artículo.

La selección coincide con mi gusto. En pocas líneas realizas un dibujo perfecto de un sentimiento tan humano como es el miedo.
Bravo.

MAPI -

Ultimos pensamientos de una muerte asegurada, un descanso cuando ves que realmente no es el momento, como puede ser en la ducha que forma mas maqueavelica,vuelve el miedo pero no puede materializarse porque ya no hay tiempo.
Genial Pedro ( Piero para mi), me has hecho trapasar en un segundo, a ser ese hombre, he visto y sentido con sus ojos.Cierro los ojos de verguenza,a vergonzandome por lo que la humanidad podemos llegar a hacer por unos ideales equivocados.

Nunca debemos olvidar,,,,gracias por volver a recordar..., para no permitir si esta en nuestro alcance.

Besazos.
mapi

Luis Borrás -

Un estupendo lugar para encontrarte. Y un excelente relato.
Lugar y motivo para incluirte en mi lista personal.
Un cordial saludo

bo -

La calidad también está en "Miedo".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres