Blogia
PIERO

PULIDO COMBATE

PULIDO COMBATE

La foto corresponde al Embarcadero de Mineral de Almería. Algo antes de la fundación, hace veinte años, de la UD Almería.

ZARAGOZA,  2-ALMERÍA, 1.

 

 

La Romareda, Zaragoza.

 

 

   Dicen que en los combates de boxeo lo más importante es mantener el juego de piernas, mantener una cadencia que haga que tu cintura esté siempre más fresca que la del contrincante. De eso iba la velada a media tarde. De mantener el tono. Lo curioso del caso es que quién más lo consiguió, fue un lateral derecho. Pulido confirmó con su gol una actuación optimista, de esas en las que se ve a un jugador crecerse, anticiparse al corte, de esperar al momento en que el balón comprende que se tiene que acercar a tus pies. Todo fácil, como los boxeadores experimentados. A lo mejor porque jugaba contra su último equipo, a lo mejor porque al no celebrar su gol, creía que todavía le quedaba mucho por hacer.

 

  Cuando el sol todavía enfocaba en el césped, los de Hugo Sánchez tocaban la bola con cariño y tacto. Se sentían cómodos en los primeros compases, cuando hay más movimientos que pegada. Pero a la media hora, el Zaragoza se desperezó, y su jugador más clarividente, Lafita, enseñó su diestra para batir a Diego Alves. Debió golpear afinado porque cinco minutos después, volvió a noquear. Esta vez, tenía aviso. El juego a balón parado le está dando golpes en forma de goles a mansalva a los zaragocistas. En otro saque de esquina medido, la cabeza de Ayala prolongó para que el atinado Pulido pusiera el dos a cero.

 

  Se las veía ya felices Marcelino, cuando en el contraataque posterior, Crusat, cogió a contrapié a un timorato Ander. No le hizo falta por miedo a la tarjeta, y en el límite del fuera de juego, entregó a Juanma Ortiz para que batiera sin problemas al nuevo portero titular, López Vallejo. Pero un combate tiene muchos asaltos, y la ducha en el descanso vendría bien a más de uno. De la intensidad del encuentro da buena cuenta que a la hora de juego, tres jugadores blanquillos habían tenido que solicitar el cambio por problemas físicos. Quedaba media hora de ida y vuelta, de nadie manejando ni la cintura del partido, ni las extremidades. Con las marcas flojas y las ideas ligeras, cualquiera pudo hacer el roto.

 

  Los locales optaron por la paciencia y los andaluces por esperar a que el revoltoso Crusat la liara. Pero a veces, el dinámico se pierde en levantar airadamente los brazos. Y  eso en boxeo nunca da puntos, y menos noquea. El Almería no acabó de creer en sus posibilidades, y si falta la fe, dicen que es mejor bajarse del ring. Lo contrario de lo que promulga el mexicano. Para Hugo Sánchez el fútbol era un combate, algo entre machos. El problema es que tiene en la defensa a un Chico, en la media a un tapón exquisito, Crusat, pero delante tiene una delantera de plexiglás. Con un guante así, es difícil tener pegada. A su rival le bastó acompasar al cuero, con los guantes del mismo material pero aflojados, se llevó un partido en el que el que más combatió fue Pulido. Y esa no es una palabra que maneje con agrado Hugo Sánchez. Con su estructura de plexiglás, lo único que se llevó fue un sarpullido.

piero © todos los derechos reservados

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

mapi -

miranda a mi me pasa lo mismo pero con el marca, miro el final de los texto por si acaso veo un nombre que empieza por piero

mirada -

No si, gracias a estos textos, le estoy cogiendo afición al fútbol.
Me encanta leer tus transmisiones textuales de los partidos de fútbol.
Los lunes cuando escucho por la radio la jornada de deportes, (sólo hablan de fútbol) imagino si en PIERO podré leer alguno de esos partidos, incluso hago una quiniela para adivinar cuál.
Oiga, no es obsesión.....

:-)

Es un placer.

Gracias, Piero.

mapi -

el zaragoza necesitaba esta victoria despues de la derrota aplastante ante un barcelona

bessos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres