Blogia
PIERO

Y EL CÁNTARO FUE A LA FUENTE

Y EL CÁNTARO FUE A LA FUENTE

El Arenal, Palma de Mallorca. 1960. 44 años después de la fundación del RCD Mallorca.

 

ZARAGOZA, 3 -MALLORCA,  2.

7 de noviembre de 2010. La Romareda, Zaragoza.

  

 

 

  Llegaba al encuentro el Zaragoza con asfixia crónica. Llegaba a la décima jornada y todavía no había cantado la novena de la victoria. Con la congoja entraban al campo los de Gay, que tenía por única cosa clara el esquema que le ha sacado del descontrol. Cinco hombres atrás, tres en la media, un media punta, Lafita encontró su sitio, y un punta, Braulio, al que a su esterilidad anotadora se le ha sumado su impotencia anímica. Con estos mimbres tan secos, poco podía acreditar el Zaragoza ante un Mallorca fresco como Laudrup.

 

  Números previos que hacían presagiar... cualquier cosa menos que en la primera parte una mano de Webó, invisible para el trío arbitral, tres eran tres los invidentes de la anochecida, daría el único gol en cuarenta y cinco minutos. Hasta entonces infinitas enredaderas de pases zaragocistas por no molestar a Aouate, y rápidos controles por parte de la zona atacante mallorquinista que se aferraba a la impotencia zaragocista para sacar provecho.

 

  

 Con esa presunción se fue el Mallorca al descanso, con esa suficiencia volvió en la segunda parte, suficiencia que pagó cara en la propina del partido. Porque si algo no falla en el Zaragoza es la capacidad de correr de algunos bajos de estatura pero de enorme capacidad pulmonar. Otra vez la omnipresencia de Gabi, que está donde tiene que estar, donde se le necesita y siempre en el radio de acción del balón. Por él pasa el brazalete, los pases decisivos, los disparos picantes y sobre todo el aplomo para dar lo ya inesperado, la primera victoria de la temporada, en el descuento, de penalti y todo como quien dispara en un partido benéfico.

 

  Lo pensó en buena parte del partido el Mallorca que había visto empatar al Zaragoza sin ponerse nervioso, porque cinco minutos después un sereno trallazo de Pereira le volvía a dar el cartel de caballo ganador. Sí, gracias al trotón del centrocampista francés, que en verano no tenía ni para pagar el alquiler, y que se erigía en el hombre con más talento pero sobre todo con más determinación del partido.

 

   Pero olvidó el Mallorca que la determinación cuando se va último mueve montañas y gracias al refresco de la entrada de Bertolo, con gol incluido, y la impenitente voluntad de tallos como Jarosik y el oficio de Gabi dieron la vuelta al marcador y regalaron a su afición la primera alegría de la campaña. Tres puntos de golpe, alivio para la grada y explosión de sentimientos en el césped. Tras la transformación del penalti por Gabi vino el pitido final del desentonado Paradas Romero y entonces cayó todo lo largo corto que es Ander Herrera en el césped para llorar lo que quiso y más, todo lo que necesitó, que el Zaragoza a las siete de la tarde del día siete de noviembre ya tenía siete puntos. Agonías de tener a la cabalística como mejor aliado.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

mirada -

Determinación y voluntad, ahí están las claves...
:-)

MAPI -

Esperanzados algun otro gol marcaremos, pero seguiremos siendo los ultimos o penultimos de la fila, haremos todas las ecuaciones matematicas posible y los esfuerzos para que nos mantengamos un digno lugar:!El ultimo!

Chicos.Equipo.Entrenador.Despertad!!Avancemos y mantengamos el cuarto lugar mirando al final de la cola, claro.
besos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres