Blogia
PIERO

Arte

LA TRIESTE DE MAGRIS

LA TRIESTE DE MAGRIS

Foto de Paolo Carbonaio.

 

 

 

   Trieste, estación central, jueves 20 de octubre de 1904, primeras horas de la tarde. Una imagen, fotografía de James Joyce y Nora Barnacle, muy joven. “Nada más llegar, Joyce, como ya había hecho en París, dejó a Nora en los jardines frente a la estación y se dirigió al centro de la ciudad en busca de un lugar donde pasar la noche.” (John Mc Court).

 

   El párrafo anterior es de Claudio Magris, la manera más calmada y clara de entrar en Trieste, su ciudad natal, su ciudad pasada, su ciudad presente, la ciudad a la que ha dedicado también su tiempo para la exposición que por primera vez se muestra, en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona, La Trieste de Magris.

 

   El CCCB, tras enseñar el Dublín de Joyce, la Lisboa de Pessoa, la Praga de Kafka y el Buenos Aires de Borges, acoge por fin a un escritor vivo. Y así lo demuestra que el propio Magris junto al realizador y músico italiano Giorgio Pressburger hayan organizado una de las muestras visuales más acogedoras. Diecisiete espacios en el recorrido para probar con los cinco sentidos que es Trieste. El tacto de las piedras del Carso, la roca que despide a la ciudad cuando muere en el Adriático; el gusto del café San Marco, donde un retrato de Magris indica la mesa de la esquina donde el autor pasa más de una tarde escribiendo sobre su mármol, como muestran los manuscritos de la recreación del café; el oído con el viento Bora, que bajando de los vecinos Alpes Julianos voltea a los triestinos si no se agarran a las cuerdas que el ayuntamiento pone los días en que ha alcanzado los 150 km/h; el olfato de El Danubio (Anagrama) en sus manuscritos con los esquemas de colores que muestran los distintos niveles de escritura, el ensayo que recorre las culturas centroeuropeas a través del olor de Magris; y la vista de la librería Antiquaria Umberto Saba, que durante 40 años dirigió el poeta triestino.

 

   Pero por encima de los cinco sentidos, sobresale Trieste por ser plurirreligiosa, multicultural y políglota. La primera ciudad Babel de Europa a donde llegaron italianos de toda la península, turcos, armenios, griegos, húngaros, rumanos, checos, alemanes, polacos, albaneses, serbios y bosnios. Multiétnica, con la variedad de procedencias, Trieste paso también a denominarse el no lugar, el nowhere del que la escritora Jan Morris, impenitente viajera, habla en su novela Trieste and the meaning of nowhere (2001). Trieste y el significado del no lugar recoge datos tan curiosos como que en 1999, el 70% de los italianos no sabía que Trieste pertenecía a su país. Dice el propio Magris sobre la exposición en el CCCB: “La Trieste creada por esta exposición no es tanto un lugar como la hipótesis, la nostalgia, la profecía, la ficción de un lugar”. O como dijera el dramaturgo vienés, Hermann Bahr, a principios del siglo XX: “Trieste es extraña, el paisaje es maravilloso, más bonito que Nápoles, pero no es una ciudad. Se tiene la impresión de no estar en ningún lugar. He tenido la sensación de estar suspendido en la irrealidad”.

 

   La misma sensación que se puede tener viendo  la Piazza dell’Unità, en la que un lado lo delimita el Adriático, y los otros tres, los edificios que conforman la plaza con vistas al mar más grande de Europa, y que recorre el escritor triestino Ítalo Svevo en La consciencia de Zeno. De origen húngaro de Transilvania y judío debía acudir a Inglaterra para abrir una nueva sucursal de la empresa de pinturas de recubrimiento naviero que su suegro poseía. A pesar de su pronunciación italiana defectuosa, lo que le preocupaba era tener que aprender inglés. Y a Joyce para poder seguir escribiendo, algún trabajo. El escritor irlandés enseñó ingles a Svevo, y el triestino, judío a Joyce.  Joyce vivió más de quince años en la ciudad, fue expulsado por impago del alquiler de más de media docena de casas, pero pudo escribir el Ulises, basando la caracterización de su personaje principal, Leopold Bloom, en el  director y fundador del diario Il Piccolo, Theodor Mayer.

  Joyce, Svevo, Saba, Rilke retirado en el promontorio, después búnker del ejército nazi,  del castillo de Duino donde escribió las dos primeras Elegías de Duino (Hiperión), el psicoanalista Weiss, o Boris Pahor, triestino de 1913, el único escritor superviviente a los campos de concentración que todavía vive, describe el horror en Necrópolis (Anagrama).

 

     En el apartado dedicado en la exposición a los inmigrantes seculares, destaca Marisa Madieri, la esposa de Magris. Nacida en Fiume (Rijeka), dejó la ciudad istriana después de la Segunda Guerra Mundial para vivir en un campo de refugiados de la ciudad, la escritora fallecida en 1996 deja narrada en obras como Verde agua (Minúscula), la infancia en las tierras perdidas. Después de treinta y dos años de matrimonio y dos hijos, Magris describe la desaparición de su esposa como el acontecimiento que “mutiló en una parte esencial mi propia vida” y que volcó en la escritura de Así que usted comprenderá (Anagrama), una reinterpretación del mito de Orfeo y Eurídice, obra representada ya en teatro, y de la que ahora se estrena la película en una de las últimas salas de la exposición en el CCCB.

 

 

 

  Al final de ver la exposición queda un tono subjetivo; un color, el azul. Podría ser el azul del Adriático, o el del Océano mar (Anagrama), sin embargo, el imborrable es el del caballo que, bajo los métodos del doctor Franco Basaglia, pintaron los miembros del hospital de psiquiátrico de Trieste. Un gran caballo azul de cartón piedra, ideado por los propios pacientes, en memoria de un caballito que repartía la ropa de cama en los pabellones del hospital, y que como el de Troya, bajó acompañado de enfermos, médicos, y voluntarios al centro de la ciudad el domingo 25 de marzo de 1973. Casi setenta años después de que llegarán Joyce y su mujer por primera vez a Trieste. Cosas que muestran escritores generosos como Magris.

 


 

Texto recogido en las páginas centrales del suplemento Artes & Letras del Heraldo de Aragón de fecha, jueves 12 de mayo del 2011.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/19

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/19

 

 

  Si alguien se encuentra a menos de un millón de millardos de segundos luz de Barcelona, puede acercarse al distrito de Ciutat Vella. En su corazón, el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona, reprende el ciclo de escritores y su ciudad. Tras el Dublín de Joyce, la Praga de Kafka, la Lisboa de Pessoa y el Buenos Aires de Borges, el CCCB recoge al primer autor vivo. El italiano Claudio Magris presenta su Trieste. Plurirreligiosa, multicultural, políglota, con la plaza de Europa más grande con vistas al mar. Sacudida por el Bora, su propio viento marca a una ciudad por la que, habiendo sido eslava, austro húngara o italiana; han nacido o vivido Saba, Joyce, Svevo por citar a unos pocos de los que Magris, con su habitual generosidad, ha mostrado, interviniendo en la preparación de esta, su propia muestra. El estreno de la película que versiona su libro Así que usted comprenderá, reinterpretación del mito de Orfeo y Eurídice completa la visión de una de las ciudades más curiosas, cuando la curiosidad también consiste en mostrar cualquier ángulo de la vida. Como cualquiera de los manuscritos de Magris.

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/18

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/18

 

 

  Si alguien se encuentra a menos de un millón de millardos de segundos luz de Madrid, puede acudir a Caixaforum a ver la exposición de Jacques Henri Lartigue. El francés de las fotografías felices que a principios del XX plasmó la alegría de los deportes, las playas, los paseos por el malecón. Una forma como otra cualquiera de volver a los felices años veinte del XX. A lo mejor los de este siglo le siguen el ejemplo.

 


A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/17

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/17

 

 Si alguien se encuentra a menos de un millón de millardos de segundos luz de Madrid, puede acercarse a su centenaria Gran Vía. En el edificio Telefónica, su fundación muestra el trabajo del fotógrafo Brangulí. Estampas de los primeros cuarenta años del siglo xx en Barcelona, buena parte inéditas, 305 fotos agrupadas en series por temáticas que estarán a la vista hasta el 30 de enero del 2011.

 

http://www.fundacion.telefonica.com/es/arteytecnologia/exposiciones/branguli.htm

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/16

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/16

  Le petit amour fou. Collection Lambert. Avignon.

 

  Si alguien se encuentra a menos de un millón de millardos de segundos luz de Madrid, puede acercarse al paseo del Prado. Frente al Botánico, un elefante de siete metros con trompa por piernas antecede a la retrospectiva que Caixafórum dedica al mallorquín Miquel Barceló. La solitude organisative. 1983-2009. Un recorrido conológico que se detiene en diversos puntos de giro vitales del artista, que siempre busca la próxima estación de su obra. Una buena manera de ir viendo llegar la primavera.

http://prensa.lacaixa.es/obrasocial/view_object.html?obj=816,c,6469

 

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/16

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/16

   Si alguien se encuentra a menos de un millón de millardos de segundos luz de Madrid, puede acercarse a la última manzana de la calle Amparo. Un rincón de Lavapiés de puerta estrecha, el nombre del teatro, que da paso a un ambiente aislante, cálido, que antecede a un sobrepiso donde espectador y actor no sólo comparten rima interna. El "Final de partida" de Samuel Beckett, coronado por magistrales interpretaciones. Un golpe a la conciencia adormecida, otro a lo que creemos que somos, y otro más, por si acaso, que nos recuerda nuestro futuro. Canela fina en Lavapiés.

 

http://www.unapalabraotra.org/lapuertaestrecha/teatro.html

 

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/15

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/15

Tormenta. Anglada-Camarasa.

 

   Si alguien se encuentra a menos de un millón de millardos de segundos luz de Zaragoza, puede acercarse a la Plaza San Felipe. El ampliado y remozado Palacio de los Argillo está de estreno. Su Museo Pablo Gargallo, inaugura nueva ala que se suma a la más completa colección reunida del de Maella. En las salas para exposiciones temporales, la obra de Anglada-Camarasa. El barcelonés que viviera a principios del XX en París y acabara su vida en la balsa tranquila de Puerto de Pollensa, muestra en su obra la variedad de tonos que su contraste agua-tierra puede alcanzar. Dos cuadros de amplio formato coronan una visita agradable en contenido y agradecida por el espacio. Reluciente y fardón, el nuevo Gargallo.

http://www.redaragon.com/expo2008/fichaEvento.asp?id=45993

 

 

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/14

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/14

Teatro Olimpico. Vicenza. Otra visión de la ciudad en http://piero.blogia.com/2009/031001-la-piel-de-vicenza.php

 

   Si alguien se encuentra a menos de un millón de millardos de segundos luz de Madrid, puede acercarse a donde se ubicaba la antigua gasolinera del Paseo del Prado. La muestra que Vicenza preparó con tanto ahínco para celebrar el quinto centenario del nacimiento de Andrea Palladio en 2008; tras pasar por Londres, y su sede de Barcelona, llega al Caixafórum madrileño. Allí se narra el proceso evolutivo del arquitecto de Padua, sus estructuras espaciales, sus I Quattro Libri dell’Archittetura y una curiosa tesis doctoral en la que mediante una simulación digital se aprecia el efecto que hubiera tenido sobre Venecia la construcción del Puente de Rialto si el modelo hubiera sido el Palladiano. Todo bien lubricado, quizá filtraciones de la gasolinera desaparecida.

http://obrasocial.lacaixa.es/apl/actividades/actividad_es.html?idActividad=33401

 

 

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/13

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/13

"Italia, por así decirlo, forma parte de nosotros mismos". Hans von Marées, 1872.

  Si alguien se encuentra a menos de un millón de millardos de segundos luz de Madrid, puede acercarse a Recoletos, 23. En el chalé de la Fundación Mapfre, una visión escondida de un país que se mostró a tantos visitantes. Los daguerrotipos de mediados del XIX muestran la Italia que iba a nacer. Un alumbramiento que han titulado "Ver Italia y morir".

http://www.exposicionesmapfrearte.com/veritalia/

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/12

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/12

La foto es de Carlos Alba

 

 

   Si alguien se encuentra a menos de millón de millardos de segundos luz de Madrid puede acercarse al chalet del Paseo Recoletos donde tiene su sede la Fundación Mapfre. Al pausado edificio le acompañan este verano una generosa gavilla de esculturas de inicios del XX. Con París como lugar de encuentro, y Rodin como referencia; un paseo por yesos, mármoles, cementos...

http://www.exposicionesmapfrearte.com/olvidararodin/

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/11

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/11

   Si alguien se encuentra a menos de un millón de millardos de segundos luz de Madrid, puede acercarse a una época peculiar en la obra deMatisse. Sus años en Niza, su segunda epóca, son tiempos de sensaciones variables para el autor. En el Museo Thyssen se pueden ver hasta septiembre, odaliscas de cuellos inclinados con albedrío, ventanas que hacen de puente entre el mundo interior y exterior y esculturas tan silenciosas que pueden decir de todo.

http://www.museothyssen.org/thyssen/exposiciones/WebExposiciones/2009/Matisse/index.htm

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/10

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/10

 

   Si alguien se encuentra a menos de un millón de millardos de segundos luz de Zaragoza, podrá ver desde San Jorge hasta final de mayo una nueva ola de cine italiano. De la mano de Daniela Aronica, directora y editora de "Quaderni del CSCI", un nuevo viaje al mar del cine que se está haciendo entre el Tirreno y el Adriático. El que se quiera mojar de él, que se refugie en la Casa de los Morlanes. En el siguiente enlace, la programación completa de la Filmoteca.

 

http://filmotecazaragoza.com/about

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/9

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/9

"El color me posee. No tengo necesidad de agarrarlo. Me posee por siempre, lo siento". Paul Klee. Tras su viaje a Túnez. 1914.

  Si alguien se encuentra a menos de un millón de millardos de segundos luz de Ravena, puede acercarse a mar(museo de arte de Ravena) hasta el día de San Luis, 21 de junio. La exposición :"El artista viajero". Exploradores, caballeros errantes hacia tierras lejanas. Como dice la muestra: "El viaje sirve no para renunciar a soñar, si no como uso reflexivo para comprender mejor de que pasta están hechos nuestros mismos sueños". Concluye con esta otra perla: "Los conceptos de lento y veloz son asimilables a los espaciales de lejano y cercano. Esto crea la ilusión de que la música se acerca siempre más, hasta fundirse en un crescendo, que acaba en la ausencia del tiempo".  Italia queda más cerca en el siguiente enlace.

http://www.museocitta.ra.it/news/pagina125.html

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/8

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/8

 

Si alguien se encuentra a menos de un millón de millardos de segundos luz de Spoleto puede visitar la exposición "Los caminos del pintar" en el Palazzo Collicola. La obra de Franco Summa está ideada a propósito para un lugar específico, el segundo piso del Palazzo Collicola. El artista ambiental afronta los espacios interpretando los posibles recorridos a través de las salas como contexto significante lleno de dimensión memorial y perceptiva. En definitiva, un diálogo entre las obras y el ambiente que sugiere recorridos emocionales e intelectuales. En plena Umbría, en el corazón de Italia.

http://www.labarbabietola.it/news.asp?id2=4619715

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/7

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/7

   Si alguien se encuentra a menos de un millón de millardos de segundos luz de Perugia, podrá ver en la Galleria Nazionalde dell’Umbria la exposición "Viaje a Perugia".  Jorrit Tornquist, afincado desde hace muchos años en Italia, sigue trabajando con la teoría de los colores. El austriaco señala que el arte concreto es una máscara racional de lo emotivo. Estudió biología y arquitectura en sus años de formación y fundamenta en ello reflexiones como esta: "Tengo un sentido unitario del universo, pido ligereza, cercana a la reconciliación. Gracia y reconciliación". El artista sabe que nada es más dificil que quitar los esquemas del pensamiento fijado por la experiencia. Desde la teoría de los colores de Goethe hasta nuestos días, una prospección en el mundo combinatorio del color.

http://www.gallerianazionaleumbria.it/notizie/mostra-viaggio-a-perugia-jorrit-tornquist.html

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/6

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/6

“El sol que se derramaba por las ramas se introdujo en sus ojos cansados. Los cerró".  Mil grullas. Yasunari Kawabata. Editorial Emecé.

 

  Si alguien se encuentra a menos de un millón de millardos de segundos luz de Barcelona puede acercarse a la Fundació Joan Miró. Hasta el 24 de mayo podrá ver "Her memory" de Kiki Smith. La artista nacida en Núremberg se centra en representaciones de la mujer en sus distintos estados, vista siempre como transmisor, como alguien que recibe y que después da, que establece conexiones y que lega el testimonio de su experiencia y la hace colectiva. En palabras de Smith: "Hay algo de humor en el hecho de estar en un cuerpo que no para de cambiar". Y con algo de lucidez, apostilla: "No esta muy de moda sentirse cansado. Es como si vivieramos en una cultura de adrenalina día y noche y pensé: es divertido estar sencillamente cansado. Y empecé a hacer representaciones físicas de lo que significa estar cansado".

http://fundaciomiro-bcn.org/exposicio.php?idioma=6&exposicio=1188&titulo=Kiki%20Smith.%20Her%20memory

 

 

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/5

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/5

  "Un azul muy azul. Un azul más azul que el azul que es azul. El azul más azul de los azules, un azul tan azul, que está más allá del azul. Un azul zalamero y celestial".  A salto de mata. Paul Aster. Ed. Anagrama.

 

Si alguien se encuentra a menos de un millón de millardos de segundos luz de Zaragoza, puede acudir al Paraninfo. Hasta el 15 de abril, la exposición "Las sitiadas" de José Luis Cano, ofrece una nueva visión de las heroínas de los Sitios de Zaragoza. En el vídeo de la muestra se le ve dibujar con gafas, barba y canas. Es un estupendo trampantojo, porque al oírle hablar y mirar desvela lo que él es, un niño entre tonos. Mirada inocente en busca de la verdad. Su tratamiento del color permanece en la retina con un poso atemporal, como los gestos con los que traza a las heroínas femeninas. Demuestran que en situaciones extremas los roles siempre se quebrantan. En palabras del autor: "el ocre es el color de la tierra y el azul, el del cielo; el ocre es el color de la mierda y el azul, el del infinito, términos contrapuestos de los que suele surgir siempre el heroísmo". El azul de esta exposición no se sabe si tiene tintes heróicos, pero su recuerdo si que puede quedar fijado como azul Cano. En el siguiente enlace, su rincón. En la Plaza Paraíso su impresión. Su infinito azul.

http://joseluiscano.blogia.com/

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/4

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/4

"La música no tiene que ver con el sonido sino con las personas". John Zorn.

                                                                                                               

                                                                                                                    HAUSCHKA

 

   Si alguien se encontraba a menos de un millón de millardos de segundos luz de Zaragoza, ayer, podría haber visto al Hauschka Trio. El pianista alemán Volver Bertelmann (Hauschka por nombre artístico) tuvo en las cellistas Insa Schirmer y Donja Djember su feliz contrapunto.

  Cuando estuve hace unos años en Düsseldorf, había mucha gente que sabía hablar en alemán. Ayer, en la sala, el larguilucho de Düsseldorf habló en un inglés tan calmo que le permitió bajarse sin problemas para decir tapas y cortados (sic), recuerdo de la Expo 2008.

   Las brincantes bolas de ping pong repicaban sobre las cuerdas de un piano asfixiado por la cinta aislante. Los innumerables objetos imposibles que entraban y salían de la tripa del piano demostraron que es posible hacer música desde la investigación acústica.

  Si quieren comprobarlo aquí está el enlace a su página oficial.

http://www.hauschka-net.de/news.htm
Si les apetece una breve parábola de lo que puede lograr su música...
 
 
 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/ 3

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/ 3

 La foto, correspondiente a una obra de la muestra, viene de home.earthlink.net

“Es de esa clase de inteligencia parecida a los espejos convexos o cóncavos, que representan los objetos tal y como los reciben, pero que nunca los reciben tal y como son”.

 Sobre arte y literatura. Joseph Joubert. Editorial Periférica.

 

Si alguien se encuentra a menos de un millón de millardos de segundos luz de Madrid, puede acercarse al Museo Thyssen. En una de sus salas gratuitas podrá ver la muestra "Contextos de la colección permanente" nº22. Saenredam, el pintor de arquitecturas del XVII holandés creó una novedosa forma de trabajo que retrataba los edificios arquitectónicos existentes realizando diseños y mediciones in situ. La claridad de los planos parecen mostrarnos ventanas mudas ante la piedra. Sin voz, disminuye la distorsión. Nos callamos, suyo es el enlace.

http://www.museothyssen.org/thyssen/exposiciones/WebExposiciones/2008/Saenredam/info.htm

 

 

 

 

 

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/ 2

A MENOS DE UN MILLÓN DE MILLARDOS/ 2

La foto, Seduzir, corresponde al cartel introductorio de la exposición.

“El dolor y el cuerpo se descubrían mutuamente; como los amantes, no llegaban a saciarse, volvían a lanzarse uno contra otro”.

 La hermana. Sándor Marai. Editorial Salamandra.

 

 

 

 

 

 

 

 

Si alguien se encuentra a menos de un millón de millardos de segundos luz de Madrid, puede acercarse a la Fundación Telefónica. La portuguesa Helena Almeida crea desde una posición peculiar. No se coloca ni detrás, ni delante del material expositivo. Se incluye en el mismo, de tal forma que es un elemento más de la comunicación. Y logra, como en la serie en que abraza su pintura, reflejar que el artista también es obra. "Mi obra es mi cuerpo, mi cuerpo es mi obra". La muestra lleva por título "Tela rosa para vestir", sensualidad en blanco y negro.

http://www.fundacion.telefonica.com/arteytecnologia/exposiciones/almeida.htm

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres