Blogia
PIERO

¿ES POSIBLE LA FELICIDAD?

¿ES POSIBLE LA FELICIDAD?

 

 

 ¿Es posible la felicidad?

   

 

   “El dolor siempre es pregunta, y el placer, respuesta”. Escribió Paul Valery a mediados del XX. Por eso lanzarnos en pos de una respuesta es una búsqueda del placer, un viaje. Y es cierto, tenemos el billete con los datos completos. Pero, ¿qué pone por detrás? ¿Por qué no leemos el reverso? ¿Nos atrevemos? Vamos allá. De nuevo otro dolor, otra pregunta.

 

¿Es imposible la infelicidad?

 

   Lo mejor es que iniciemos el viaje. Diría alguien a primero de mes, que con el bolsillo repleto pocas pruebas se hacen agrestes, pocos esfuerzos matarían su moral. Incluso en un arrebato de euforia, no lo olvidemos, la euforia es algo intrínsecamente humano, la infelicidad no cabe en su bolsillo. El bolsillo del viajante suele ir lleno de cosas inesperadas, de objetos que de normal reposan en el cajón del limbo. Y el limbo y los viajes son dos vacunas para la infelicidad, por lo que si son vacunas, antes estuvo el anticuerpo, antes estuvo la infelicidad. Y si estuvo no fue posible que no existiera.

 

  De modo que la infelicidad no atiende a bolsillos rocambolescos ni a cajones mágicos. Está en la medida en que se la piensa, en la medida en que se la siente al nombrarla y sobre todo al recordarla. Por lo que la infelicidad es algo que ya ha ocurrido. Y en el ocurrido se revela su innata existencia. Entonces podemos dejar atrás ya el pasado, depositarlo en el anaquel de nuestra memoria que mejor se adapte a la infelicidad y aventurarnos por fin, sin peligro de volver atrás, en la pregunta, es decir, en el dolor que nos cita.

 

¿Es posible la felicidad? En la medida en que el placer es la respuesta, como dijera Valery, la sola búsqueda de la misma es ya una fuente de placer. Una lucha por la mejora, por el progreso, por el dejar atrás el pasado. ¿Lo estamos viendo? Hay movimiento, hay acción, hay posibilidad. Y en la medida en que surge la posibilidad, el concepto buscado se aproxima en nuestra mente. A nuestra mente le parece que la palabra felicidad puede tener algún significado experimental. Algo que reconozca cuando se presente. La mente, en este caso, está posibilitando su existencia mediante la concepción previa del término. Todavía no sabemos si es posible la felicidad, pero sí conocemos, y esto no deja de ser importante, que el representarla de algún modo en nuestro cerebro acarrea la posibilidad de que sea factible.

 

  Dice la RAE que factible es lo que se puede hacer. Y si seguimos moviéndonos, es decir, provocando una acción, es decir, buscamos el término hacer en la RAE, nos dice que es producir algo, darle el primer ser. No hay ser humano que al oír la expresión darle el primer ser no la asocie de inmediato con nacimiento. Y una de las fuentes primeras y originales del ser humano es el concepto de nacimiento, fuente de felicidad inocente. Y la inocencia es una de las primeras características del ser humano. Un rasgo del que todos estamos dotados al inicio. Por lo que si en el nacimiento reside la inocencia, aunque sigan existiendo Herodes, esa fuente de felicidad no ha dejado de manar nunca, está entre nosotros. De hecho ya lo estaba hace mucho tiempo, sin ir más lejos en la Grecia clásica. Decía Aristóteles: “La mejor de todas las cosas es la felicidad”. Hemos leído bien, lo que decía Aristóteles es que la felicidad es. Y en su ser radica su existencia, transforma la posibilidad en realidad. Puede que esa realidad sea intangible en la mayoría de las ocasiones, pero eso no la exime de su existencia. Quizá no sepamos dónde anda, ni qué es, ni siquiera el por qué de su existencia, pero es posible que este corolario nos aproxime más a ella. Sea.

 

 

 

¿Qué? Quizá lo que intuyó Julien Gracq: “La única forma que vale: deambular indefinidamente y sin referencias”.

¿Por qué? John Ashbery algo se olía: “En algún lugar alguien está viajando furiosamente hacia ti”.

¿Dónde? Giacometti apuntó: “La aventura, la gran aventura, es ver surgir algo desconocido, cada día en el mismo rostro. Es más grande que todos los viajes alrededor del mundo”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

Bonifacio Malaspina -

La felicidad es una rara avis del deseo.
Mientras todos aquellos proyectos que ideamos nos ilusionan a medida que superamos sus obstáculos, y comienzan a languidecer justo cuando son coronados por el éxito, la felicidad es el bien más apreciado (capaz de sostenerse frente a sí mismo), pero su búsqueda es un calvario.

Alguienquequieredeciralgo -

"El éxito consiste en obtener lo que se desea.
La felicidad, en disfrutar de lo que se obtiene."
Ralph Waldo Emerson

Edu -

No sé si la felicidad es posible. O, mejor dicho, sí lo sé. Pues tras leer estas cincuenta y seis líneas de argumentos impecables concluyo, feliz, que acabo de ser feliz.

bo -

¿Es posible la felicidad?, preguntas. No, respondo. Es posible alcanzar momentos felices. Puro hedonismo, ya lo dijeron mis queridos griegos.

mirada -

Pedro, con tu permiso voy a recomendar esta lectura a todas las personas que conozco infelices. Es imposible no ser feliz leyendo esto.
:-)
Y también se lo voy a dar a leer a todas las personas que conozco felices, es importante reconocerse en un por qué....
Reconocer la causa para no perderse de vista...

Enhorabuena, te estoy muy agradecida. Es un texto muy generoso, muy alientador, vamos que alimenta, rico, rico, rico...

Para mí es una gran aventura leerte.

MAPI -

La felicidad es un estado de ánimo, quien la tiene ve las cosas positivas con una paz interior, de ello emana satisfacción y alegria.
Como decía Aristóteles todo el mundo queremos ser felices, pero cuando preguntamos como serlo empieza la discrepancias. Llegaron a la conclusión de ser feliz es autorrealizarse, autosuficiente, experimentar el placer y evitar el sufrimiento
Piero para ser feliz, solo tienes que saber tus limites y tus metas sean alcanzables, e intentar dar soluciones a tus problemas.
Un dia, hablamos de este tema te dije; ¡tengo momentos felices!, es cierto, soy feliz y privilegiada con la vida que tengo.
¿La felicidad se construye?

MAPI -

El amor es capaz que el cuerpo funcione , pero cuando el corazón se estremece, el cuerpo se enfría y se paraliza.

La felicidad, es hacer en cada momento lo que se considere necesario para satisfacer así mismo y a los que te rodean. Para ello es necesario conocerse a sí mismo aceptarse lo bueno y lo malo.

No somos felices sino estamos felices

white -

"El niño de los peines" estará loco de contento con tu reflexión, ya podrías haber escrito la mía, jejeje.

Marcos Ortega -

Buena reflexión... la mía era bastante más pesimista jejeje
no tenía yo el día muy de confiar en la felicidad humana.
buenos días me da usted :)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres